Inscríbete Ingresar

La planificación emocional

2021-10-04 12:17:17

La planificación emocional

Las emociones están reguladas por la parte más antigua de nuestro cerebro (instintos), que es la parte que compartimos con todos los mamíferos.

Las emociones son un sistema de guía para nuestro organismo, para aproximarse o evitar un estímulo del mundo. Las emociones pertenecen a la región límbica de nuestro cerebro y, junto a los instintos, forman parte de nuestro sistema más primitivo, que es el sistema instintivo emocional.

Este sistema originario tiene como función básica la supervivencia de la especie humana y tiene dos tipos de reacciones simples, la fuga de todo estímulo doloroso o el acercamiento a todo lo placentero. Entonces, podemos decir que nuestro sistema instintivo sigue un proceso de captación a través de los sentidos, percibe, utiliza la atención, refleja y detecta a modo de pre emoción si hay dolor o placer; esto determinará si buscamos acercarnos o alejarnos de ese estímulo. Podríamos definir a las emociones como predisposiciones innatas para la acción, dado que tienden a ponernos en movimiento. Es un concepto multidimensional que incluye tres etapas: reacción física –taquicardia, palpitaciones, etc.– y fisiológica; reacción conductual o expresiva (rostro); componente subjetivo o cognitivo (sentimiento). Podemos caracterizar a las emociones por su precariedad para permanecer en el tiempo; son momentáneas, coyunturales, y están relacionadas a un estímulo sensorial que, en principio, no es identificable a primera vista. Las emociones nos aportan información muy valiosa; si logramos distinguirlas, nos servirán de guía para tomar mejores decisiones. Los seres humanos tomamos decisiones emocionales que tratamos de demostrar racionalmente. Las emociones están relacionadas con nuestras acciones o comportamientos; esto significa que si tengo estabilidad emocional, obtendré actitudes y comportamientos más equilibrados. Por el contrario, si no domino las emociones, mis comportamientos serán un electrocardiograma, me caracterizará la irregularidad de conducta. Entonces, podemos decir que nuestras emociones pronostican nuestros comportamientos. Sin emociones, no hay inteligencia que valga, y además no podemos tomar ninguna decisión que sea exclusivamente lógica.

Técnica sin emoción


La técnica cumple un papel protagónico dentro de las dimensiones del rendimiento. Sin conocimientos y habilidades, no se puede cumplir ningún rol o función. Es decir, para ejercer una actividad o deporte, lo primero es tener un dominio técnico inicial que luego se debe ir entrenando, puliendo, profundizando y planificando. Sin técnica, no hay rol posible, pero sin emoción, no hay garantía de rendimiento. Desde el punto de vista del liderazgo, podríamos expresar que gestionando exclusivamente la técnica de mis dirigidos soy jefe; en cambio, gestionando la técnica más las emociones me convierto en un líder que potencia el rendimiento de su gente. Esto significa que una adecuada gestión emocional representa una especie de palanca para el rendimiento sustentable.

Sistema decisional, rápido y lento


Con mucha simpleza y contundencia, el Dr. Carlos Logatt Grabner, presidente de la Asociación Educar para el Desarrollo Humano, nos expli ca que nuestro cerebro es una Ferrari con frenos de un Ford T; donde el sistema instintivo emocional representa la velocidad de reacción de la Ferrari y los lóbulos prefrontales, los frenos del Ford T. Esto significa que la Ferrari representa nuestro sistema instintivo emocional, que empieza a actuar a los 125 milisegundos (medio parpadeo) una vez que recibe un estímulo o información del mundo exterior, la corteza prefrontal aún ni se enteró, ya que tarda 500 milisegundos (medio segundo) en tomar conciencia de lo que está sucediendo. Pasando en limpio, diríamos que nuestro cerebro pensante o reflexivo, que intenta poner muchas veces paños fríos, lo corre desde atrás. Haciendo una analogía con el automovilismo, la emoción larga en la pole position (primera ubicación) y la razón larga en una posición posterior. La forma de modelar y gestionar nuestras emociones e instintos es entrenando nuestra corteza prefrontal para inhibir conductas automáticas y optimizar el autocontrol. Teniendo en cuenta que poseemos un auto lento (racional) y un auto rápido (emocional), debemos encontrar una forma de que el sistema lento pueda combatir o achicar esa diferencia de velocidad para modular nuestras emociones y reacciones. Una técnica muy efectiva es la anticipación emocional; esto representa visualizar e imaginar comportamientos o eventos futuros trayéndolos al presente. Esta herramienta es muy útil a la hora de gestionar, por ejemplo, la emoción más antigua, que es el miedo, y un derivado, que puede ser la ansiedad, tan comunes en nuestros tiempos. Anticiparnos sería estacionar el auto lento delante del rápido o intentar que llegue primero a la pista de largada. Podemos definir el miedo como la diferencia entre una amenaza externa y los recursos que tengo para hacerle frente. La ansiedad puede ser vista como una preocupación por un evento futuro que puede ser real o imaginario. En este caso, el miedo y la ansiedad nos transportan al futuro, y una forma de administrarlo es imaginando y representando ese escenario probable, en el presente. Para el cerebro es un sedativo separar lo real de lo imaginario. Un evento futuro real es, por ejemplo, la fecha de una entrevista laboral, una conversación importante o un turno médico. Un evento futuro imaginario es creer que uno sale a la calle y lo va a atropellar un auto; podría pasar, pero hay que analizar qué grado de probabilidades existen, por lo cual lo ubicamos en el plano irreal. Para realizar una efectiva anticipación emocional o ejercicio de visualización, deberemos, en primer lugar, alejar justamente lo real de lo imaginario. Elaborada esta distinción, proyectaremos el escenario teniendo en cuenta días, horarios, lugares, motivos, personas, posibles situaciones y reacciones. Es decir, el entrenamiento (preparación) emocional para gestionar el miedo y la ansiedad consiste en poder programar esa situación con futuro cierto en el momento actual. Por ejemplo, un líder, para ejecutar una reunión importante con un liderado, puede planificar el lugar apropiado para llevarla a cabo, el momento indicado de la semana, las formas de coordinar y efectuar la invitación, el horario conveniente, la hoja de ruta o agenda de reunión, las palabras para generar el clima de apertura, imaginar posibles respuestas ante planteos que requieran dominio emocional del líder, fortalezas y áreas de mejoras de ambas partes, entre otras. La perseverancia para entrenar, ejecutando este ejercicio diariamente o varias veces a la semana, utilizando técnicas de relajación y respiración, junto con
un registro corporal de cómo evoluciona el nivel de miedo o ansiedad cada vez que practico, nos permitirá ir mermando los niveles de miedo y/o ansiedad para cuando llegue el momento de la verdad.
Poner en práctica este ejercicio implica hacer uso de la corteza prefrontal para anticipar emociones futuras; el resultado debería ser disminuir los niveles de miedo y ansiedad a un punto con el que podamos desenvolvernos efectivamente. Esto no implica eliminar el miedo o la ansiedad porque si no estaríamos en un estado de relajación y fuera de foco; hablamos de gestionar y modular estas emociones a niveles óptimos para una acción efectiva. Al detectar nuestras preocupaciones y emociones, las estamos transformando en sentimientos, dado que les estamos poniendo un marco de consciencia, lo que forma parte de una buena gestión emocional a través de la técnica de anticipación.

 

CARLOS A. SOSA

Consultor de Empresas. Contador Público Nacional.

Mg. Administración de Empresas. Especialista en RRHH y Dirección de Negocios.

Pos título de Neurociencias. Coach Ontológico.

Especialista en Liderazgo y Alto Rendimiento. 

Autor del Libro “Liderazgo 360°”.

Calificación: Aún no tiene ninguna calificación
Comentarios
La publicación no tiene comentarios, sé el primero en comentar.
Para comentar debes estar inscrito en la comunidad | Ingresar | Regístrate


¿Te gustó esta publicación?

Suscríbete a nuestro boletín


Publicaciones relacionadas
Publicidad
Todos los derechos reservados 2020
powered by Baella